Cómo afrontar un cambio de residencia

Título residencia

Por: Andrea Märtens

No cabe duda que todo cambio requiere una readaptación. Los elementos conocidos son sustituidos por otros nuevos, lo que necesariamente aumentará la alerta. Lo habitual en estos casos es que aparezca inseguridad y que la misma se manifieste incluso en actividades que teníamos perfectamente controladas.

Factores que rodean el cambio

Si el cambio de residencia comporta un cambio de ciudad o país se pierde además la red social, concepto que se refiere al entramado de relaciones de todo tipo que vamos construyendo a lo largo de toda una vida.

Si nunca nos hemos movido de nuestro pueblo o ciudad no nos damos cuenta de la cantidad de gente que va engrosando nuestra red. La red social confiere seguridad, estatus y autoestima, no olvidemos que somos seres sociales que nos construimos a partir de nuestras relaciones.

La red social confiere seguridad, estatus y autoestima, no olvidemos que somos seres sociales que nos construimos a partir de nuestras relaciones.

Antiguamente rara era la persona que se alejaba de su lugar de procedencia, era solo el caso de los “aventureros” que se internaban en lo desconocido llevados por su afán de descubrir. Más recientemente en la historia apareció el fenómeno de la emigración europea que conllevaba un cambio total de vida a la búsqueda de la mejora de las circunstancias vitales o huyendo de guerras y hambres. Sin embargo la globalización actual ha iniciado un nuevo fenómeno: el movimiento por todo el globo como una opción profesional más.

A pesar de que nos podemos sentir cómodos imaginando trabajar en cualquier lugar del mundo por ejemplo, no deberíamos olvidar el estrés que esto puede suponer para tomar medidas paliativas.

Cambio

En un lugar nuevo hay que comenzar de cero lo que en nuestro lugar de origen nos viene dado casi por herencia. Nadie nos conoce allí, quizás el idioma o las costumbres nos sean ajenos. La inseguridad personal aumenta, así como la sensación de soledad y desarraigo. Esto, por supuesto puede variar en intensidad de unas personas a otras, por lo que siempre es recomendable:

  • Volcarnos en crear, poco a poco y sin ansiedad, esta nueva red. Establecer relación en la medida en la que sea posible con vecinos, compañeros de trabajo y llevar a cabo aficiones que conlleven la relación con otras personas.
  • Recordar que los demás no están tan necesitados como nosotros de entablar relaciones, por tanto, es de nosotros de quien debe partir la iniciativa. Ser activos en este sentido.
  • En caso de cambiar de país, tomarse el tiempo para conocer las costumbres en sus detalles, comidas, idioma… estar abiertos a lo nuevo.
  • Si tenemos niños, ayudarles a crear vínculos nuevos y a adaptarse a las nuevas costumbres escolares. Ellos estarán tan desorientados como los adultos, solo que con menos herramientas.
  • Por último: no angustiarse por la inseguridad inicial, es intrínseca a la situación y confiar en que desaparecerá en cuanto dominemos el nuevo escenario.

El cambio puede ser una increíble aventura, sin embargo, es importante prepararse para ello, pues las consecuencias de éste pueden ser insospechadas para ti, y es necesario entonces, tomar precauciones.

¿Has vivido una situación similar? o ¿conoces a alguien que le ha sucedido?. Si te pareció interesante este artículo, te invitamos a comentar y compartir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s